El sello CITES

Cites logo

El Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) creó el reglamento del comercio internacional de todas las especies de esturión en 1998, ya que la explotación no sostenible y el comercio ilegal de estas poblaciones en el medio silvestre habían generado una gran preocupación. El sello comenzó con 21 países y actualmente forman parte de él 183.

Los sistemas de gestión y control que existían en la época de la antigua Unión Soviética sobre el mar Caspio, donde se producía la mayor parte del caviar mundial, derivaron en sobreexplotación, no dando tiempo a que las especies se regeneraran, por lo que los esturiones entraron en la lista de animales en peligro de extinción.

La certificación CITES busca reestablecer las poblaciones de especies para su conservación, preservación a largo plazo y gestión sostenible. Garantiza la trazabilidad de todos los productos elaborados con caviar y sus derivados.

En el 2000 se acordó introducir un sistema universal de etiquetado para identificar el caviar legal en el mercado. En muchas ocasiones, se vende haciendo ver que es beluga, iraní o ruso lo que realmente es caviar chino reenvasado.

Cómo interpretar el código CITES

Para detectar fraudes, es importante saber leer la línea CITES que encontraremos habitualmente en la contraetiqueta del envase, donde se certifica el origen y trazabilidad del producto.

La estructura de la línea es: XXX/C/ZZ/año/registro sanitario…, donde:

‘XXX’

Código de la especie de la que proviene el esturión. Solo es beluga si el primer bloque es exclusivamente HUS/…; Naccarii si es NAC/…; y Osetra si es GUE/…

‘C’

‘C’ es el código que nos dice que el caviar procede de acuicultura.

‘ZZ’

Este importante código nos da el origen geográfico del caviar, de modo que si pone XXX/C/RU será producido en Rusia; si pone XXX/C/CN en China, aunque lo quieran hacer pasar por europeo, ruso o iraní. Si pone /ES/, sabremos que es español.